Inmigracion italiana-Su historia

Viaggiatori sulla strada di campagna. Campania 1860 (Litografia di Villeneuve)
En las familias sureñas que se reúnen en Semana Santa o Navidad casi siempre hay algún hijo o hija emigrante que regresa de alguna ciudad del Centro-Norte o del exterior, o padres que los acompañan en los lugares donde desarrollan su trabajo.
Los trenes de alta velocidad y los vuelos de bajo costo permiten reunirse con más frecuencia que en el pasado reciente, cuando años más tarde podía pasar a ver a un familiar emigrante.
En toda familia sureña hay un familiar, un bisabuelo, un padre, un hijo, una tía, una sobrina, un primo, un amigo que han sido o son emigrantes.
A partir de 1861 la partida «para tierras muy lejanas» es una experiencia de vida que ha marcado a casi todas las familias del sur de Italia.
Distintas generaciones, aunque hayan tenido diferentes caminos de trabajo y estudio, han estado unidas por la misma necesidad de partir para “ser alguien”.
Dentro del pueblo italiano, el sureño era errante por excelencia. En Europa, los sureños de Italia compartieron junto con los irlandeses la primacía de las personas más marcadas por la emigración.
 En efecto, no es sólo el indicador de la atormentada construcción de las bases económicas de Italia y de la compleja construcción del edificio estatal, sino también de la manifestación a lo largo del tiempo de diferencias territoriales cada vez más marcadas entre las diversas regiones de Italia.
 
 
 

                                                                Italia Unitaria

Sin embargo no siempre ha sido de este modo, es decir que la emigración en Italia fuese exclusivamente de Italia del Sur.
Hasta la década de 1940, Véneto era la región que encabezaba las estadísticas de emigración, seguida de Sicilia, Campania y Calabria.
 De 1876 a 1913, mas de dos millones de personas partieron del Véneto, y Piemonte seguidos de Campania, Venezia Giulia, Sicilia y Lombardía.
Otro millón de personas abandonaron  las otras regiones italianas del Norte (Liguria, Friuli, Trentino) y las del Centro y Sur (Marche, Calabria, Basilicata, Abruzzo y Puglia).
Entre 1875 y 1925 emigró un tercio de la población de Molise. Y en relación al número de habitantes, la emigración calabresa, abruzense y lucana es realmente impresionante.
Influirá también la reducción del costo del viaje a las Américas gracias a los vapores que partieron del puerto de Palermo. Así como hubo un fuerte impulso para evadir el servicio militar obligatorio.
Por tanto, en los primeros cincuenta años de la historia unitaria, la emigración tuvo fuertes connotaciones norteñas, mientras que en los cincuenta años siguientes fue esencialmente sureña.

La emigración italiana era un problema centenario que explotó de forma disruptiva sólo después de la ‘Unificación de Italia.

La presencia de siete estados dentro de un territorio bastante pequeño requería el movimiento de mano de obra de una parte a otra, a lo largo de los Alpes y los Apeninos, a lo largo de las llanuras, a lo largo de las costas, a lo largo del curso de los ríos, y esto obligaba a pasar de un estado a otro, cruzar fronteras aunque las distancias geográficas fueran en definitiva limitadas.
Tampoco debe subestimarse la emigración por motivos políticos debido a las guerras permanentes entre las ciudades-estado y  por motivos religiosos.
En el Reino de las Dos Sicilias los movimientos estaban limitados dentro de un mismo Estado dada su mayor extensión.
Los viajes también eran más largos y se dirigían hacia naciones más grandes: para los ligures y piamonteses la atracción era hacia Francia y Bélgica, para los lombardos hacia Suiza y Europa Central, para los venecianos, trentinos y friulanos hacia el Imperio austrohúngaro y los territorios alemanes, con los puertos de Génova, Venecia, Nápoles y Palermo que ya estaban abiertos a los movimientos transoceánicos desde algunas décadas antes de la unificación de Italia.
Después de la unificación, la gran atracción masiva fue hacia América del Norte y América del Sur (tras la abolición de la esclavitud y el final de la Guerra Civil Estadounidense), seguida por Australia y Canadá, y en las últimas décadas hacia Inglaterra.
                                                    Las cuatro fases de la emigración italiana
Los italianos en el mundo eran conocidos sobre todo como trabajadores calificados y excelentes trabajadores de la construcción, y en la posguerra sobre todo como expertos mineros y buenos trabajadores en las cadenas de montaje.
A finales del siglo XIX y hasta los años veinte del siglo XX, las Américas fueron el gran imán de la emigración italiana.
De 1820 a 1860 sólo 12.700 italianos habían emigrado a los EE. UU., en particular sicilianos y ligures, mientras que los ligures fueron los primeros en estar presentes en América Latina a partir de las ciudades portuarias de los ríos.

 

                                                                                   
 
35 millones de emigrantes de Italia y en Italia
El 80% de los que partieron eran hombres, más de la mitad tenían entre 15 y 34 años, las tres cuartas partes viajaban solos y sin la compañía de su familia.
La estancia duraba de 3 a 4 años, a veces duraba de 8 a 10 años y muchas veces se convertía en una emigración sin retorno.

Extraido de

«

L’esodo che non vediamo. Quello che nell’indifferenza sta svuotando il nostro Mezzogiorno dei suoi giovani

 

 
 
 

 

 

Hace tu consulta ahora mismo completa nuestro formulario!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin